Apreciado señor Byrne: Alex no podrá ir al colegio mañana, 8 de abril, porque tiene cita con el dentista. Sandra Stewart

Apreciada señorita Quinn: Rosie no podrá ir al colegio mañana, 8 de abril, porque tiene que ir al médico. Alice Dunne

Rosie: Me reuniré contigo a la vuelta de la esquina a las 8.30. Recuerda llevar ropa para cambiarte. No querrás que paseemos por la ciudad de uniforme. ¡Este va a ser el mejor cumpleaños de tu vida, Rosie Dunne, ya lo verás! ¡Me cuesta creer que vayamos a conseguirlo! Alex P. D.: ¡Felices dieciséis, colega!

Hospital St James 10 Abril: Apreciados señores Dunne: Adjuntamos factura correspondiente al lavado de estómago de Rosie Dunne efectuado el 8 de abril. Atentamente, Doctor Montgomery.

Rosie: Tu madre vigila la puerta de tu habitación como un perro guardián, así que no creo que consiga verte hasta dentro de unos diez años. La buena de tu hermana mayor, a quien tanto quieres, ha accedido a pasarte esto. Le debes una… Siento lo del otro día. Quizá tenías razón. Quizás el tequila no fuese tan buena idea. Al pobre barman seguramente le cerrarán el bar por habernos servido. Te dije que los DNI falsos que nos consiguió mi amigo iban a dar resultado, ¡y eso que el tuyo decía que habías nacido un 31 de febrero! Sólo quería saber si recordabas algo de lo que ocurrió el otro día… Escríbeme.

Rosi: Puedes confiar en Stephanie como mensajera. Está muy enfadada con vuestra madre porque no le deja abandonar el instituto. Phil y Margaret acaban de anunciar que van a tener otro ebé, así que todo indica que voy a ser tío por segunda vez. Al menos así no me prestan tanta atención, cosa que me viene muy bien para variar. Phil no para de reírse de lo que hicimos porque le recordamos a él hace diez años. ¡Ponte bien cuanto antes, borrachina! Nunca habría creído que la cara de un ser humano pudiera llegar a ponerse tan verde. Al parecer tienes talento para eso, Rosie, ja, ja, ja, ja.

Alex/Don Gallito: ME ENCUENTRO FATAL. Tengo la sensación de que me va a estallar la cabeza: nunca me había dolido tanto, en toda mi vida me había sentido tan mal. Mis padres se han puesto hechos una furia. Francamente, en esta casa no hay compasión. Voy a estar castigada unos treinta años y pretenden «impedir» que te vea porque eres «una mala influencia». Para que veas. En fin, en realidad no importa lo que digan porque mañana te veré en el colegio a no ser que también me «impidan» ir a clase, lo cual me parecería estupendo. No puedo creer que tengamos clase doble de mates un lunes por la mañana. Preferiría que volvieran a lavarme el estómago. Otras cinco veces. Nos vemos el lunes. Por cierto, como respuesta a tu pregunta, aparte de lo de caerme de morros contra el inmundo suelo del pub, unas luces intermitentes, los aullidos de las sirenas, coches yendo a toda pastilla y vomitar, no recuerdo nada más. Aunque sospecho que eso lo cubre todo. ¿Hay algo más que deba saber? Rosie

Para Rosie: Me alegra oír que todo ha vuelto a la normalidad. Mis padres también me están volviendo loco. Aunque parezca mentira tengo ganas de volver al colegio. Allí al menos no habrá nadie dándonos la lata. Alex

Apreciados señores Dunne: Como consecuencia del reciente comportamiento de su hija Rosie, solicitamos celebrar una reunión con ustedes en la escuela de inmediato. Es preciso que comentemos su conducta y que nos pongamos de acuerdo sobre el castigo que debemos imponerle. Estoy convencido de que comprenden que es necesario. Los padres de Alex Stewart también asistirán. La hora prevista es el lunes a las nueve de la mañana. Atentamente, Señor Bogarty Director

De: Rosie

Para: Alex 

Re: ¡Expulsión!

¡Caray! ¡No me imaginaba que se atrevería a expulsarnos temporalmente! ¡A juzgar por su reacción, cualquiera diría que hemos matado a alguien a hachazos! Aunque éste es el mejor castigo del mundo. ¡En vez de ir a clase, voy a pasarme una semana entera en cama recobrándome de la resaca!

De: Alex

Para: Rosie 

Asunto: Estoy en el infierno. 

Me alegra que la vida te esté tratando tan bien. Te mando este e-mail desde el peor sitio del mundo. Una oficina. Tengo que trabajar aquí con mi padre toda la semana archivando mierda y lamiendo sellos. Juro por Dios que JAMÁS voy a trabajar en una oficina. Los muy cabrones ni siquiera van a pagarme. Sinceramente cabreado.

De: Rosie 

Para: Alex

Asunto: sinceramente cabreado

ja, ja, ja, ja, ja, ja, esto… se me ha olvidado lo que iba a escribir… ah, sí… ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja. Recibe todo el amor de tu feliz Rosie que te escribe desde el cómodo, acogedor y calentito lecho de su dormitorio.

De: Alex

Para: Rosie

Asunto: Vaga 

No me importa. En esta oficina trabaja una ricura de niña. Voy a casarme con ella. Quien ríe último ríe mejor.

De: Rosie

Para: Alex

Asunto: Don Juan 

¿Quién es? Rosie, una no lesbiana que por tanto NO está celosa.

De: Alex

Para Rosie 

Asunto: Para la no lesbiana

Por el momento te seguiré la corriente llamándote así aunque todavía no tengo ninguna prueba que dé a entender lo contrario. Se llama Bethany Williams y tiene diecisiete años (¡qué mayor!), es rubia, tiene un par de tetas descomunales y las piernas más largas que he visto en mi vida. Del Dios del Sexo

De: Rosie 

Para: Alex 

Asunto:El Dios del Sexo (náuseas, arcadas, vomitonas)

Parece una jirafa. Seguro que es muy buena persona (¡ja!). ¿Ya le has dicho hola o acaso tu futura esposa todavía no sabe que existes? (salvo para pasarte documentos para fotocopiar, claro).

Tiene un mensaje instantáneo de: ALEX

ALEX: Hola, Rosie, tengo noticias frescas

ROSIE: Déjame en paz, por favor. Intento concentrarme en lo que está diciendo el señor Simpson.

ALEX: Hmmm… Me pregunto por qué… ¿Será por esos bonitos ojazos azules que os traen de cabeza a todas? 

ROSIE: Pues no. Es porque cada vez me interesa más el Excel. Es apasionante, podría pasarme todo el fin de semana practicando.

ALEX: Te estás volviendo una pelmaza. ROSIE: ¡ERA BROMA, IDIOTA! Odio este coñazo. Creo que el cerebro se me está derritiendo de escucharle. Pero de todos modos, adiós.

ALEX: ¿No quieres saber la noticia?

ROSIE: No.

ALEX: Bueno, pues te la voy a contar de todos modos. 

ROSIE: Vale. ¿Cuál es esa noticia bomba? 

ALEX: Pues mira, tendrás que tragarte lo que dijiste, amiga mía, porque ya no soy virgen.

ALEX: ¿Hola? 

ALEX: ¿Sigues ahí? ¡Venga, Rosie, deja de fastidiar! 

ROSIE: Perdona, es que me he caído de la silla y he perdido el sentido. He tenido un sueño espantoso en el que me decías que habías perdido la virginidad.

ALEX: No ha sido un sueño.

ROSIE: Supongo que eso significa que ya no te pondrás los calzoncillos encima de las mallas de gimnasia.

ALEX: Ahora incluso puedo pasar de ponerme calzoncillos. ¡Uuuuuuuy! ¿Y quién es la desafortunada? Porfa no digas que es Bethany, porfa no digas que es Bethany…

ALEX: Mala suerte. Es Bethany. ¿Hola?

ALEX: ¿Rosie? 

ROSIE: ¿Qué? 

ALEX: ¿Y bien?

 ROSIE: ¿Y bien qué? 

ALEX: No sé, di algo.

ROSIE: No sé qué quieres que diga, Alex. Me parece que tendrás que buscarte amigos de tu sexo porque yo no pienso darte una palmadita en la espalda y pedirte detalles morbosos.

ALEX: Dime sólo lo que piensas. 

ROSIE: Francamente, por lo que cuentan de ella, creo que es una putilla. 

ALEX: Venga, si ni siquiera la conoces, si ni siquiera la has visto. Llamas putilla a cualquiera que se acueste con alguien.

ROSIE: La he visto por ahí y exageras UN POCO, Alex. Llamo putillas a las que se acuestan con una persona distinta cada día de la semana.

ALEX: Eso no es verdad. ¿Porque lo dices?

ROSIE: Sigues escribiendo mal POR QUÉ. Deja de poner PORQUE cuando no toca. 

ALEX: Corta el rollo. ¡Llevas dándome la lata con esto del «porque» desde que teníamos cinco años!

ROSIE: Sí, exacto, y ya va siendo hora de que prestes más atención. 

ALEX: Olvida lo que te he dicho. 

ROSIE: Venga, Alex, sólo es que me preocupas. Sé que Bethany te gusta mucho. Lo único que digo es que no es chica de un solo chico.

ALEX: Bueno, pues ahora ya lo es. 

ROSIE: ¡¿Estáis saliendo juntos?! 

ALEX: Sí. 

ROSIE: ¿¿¿¿Sí???? 

ALEX: Pareces sorprendida. 

ROSIE: Es que no sabía que Bethany saliera con chicos, pensaba que sólo se acostaba con ellos.

ROSIE: ¿Alex? Vale, vale, perdona. 

ALEX:Rosie, tienes que dejar de hacer eso.

ROSIE: Ya lo sé. Pero lo hago porque me preocupo.

ALEX: Ja, ja. SEÑOR SIMPSON: Id los dos al despacho del director de inmediato. 

ROSIE: ¿¿¿QUÉ??? ¡POR FAVOR, SEÑOR SIMPSON, SI LE ESTABA ESCUCHANDO!

SEÑOR SIMPSON: Rosie, llevo un cuarto de hora callado. Se supone que deberías estar haciendo la tarea que os he puesto.

ROSIE: Vaya. Bueno, no es culpa mía. Alex es una mala influencia. Nunca deja que me concentre en las tareas de la escuela.

ALEX: Es que tenía una cosa muy importante que decirle a Rosie y no podía esperar. 

SEÑOR SIMPSON: Ya lo he visto, Alex. Enhorabuena. 

ALEX: Esto… ¿Cómo sabe de qué se trata?

 SEÑOR SIMPSON: Creo que a los dos os parecería interesante lo que cuento en clase si me escucharais de vez en cuando. Aprenderíais algunos trucos muy útiles, como por ejemplo lo que hay que hacer para intercambiar mensajes en privado sin que los demás los vean.

ALEX: ¿Está diciendo que el resto de la clase puede leer esto? 

SEÑOR SIMPSON: Sí, en efecto. 

ALEX: Oh, Dios mío. 

ROSIE: Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja… 

SEÑOR SIMPSON: ¡Rosie! 

ROSIE: Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja…

SEÑOR SIMPSON: ¡ROSIE! 

ROSIE: Sí, señor. 

SEÑOR SIMPSON: Sal de la clase ahora mismo. 

ALEX: Ja, ja, ja, ja, ja, ja. 

SEÑOR SIMPSON: Tú también, Alex.

Anuncios